LA PRIMERA ESTACION

ESCRIBIR PARA SER ESCLAVOS, LEER PARA SER LIBRES...

22.10.08

POR CULPA DEL MP4

("Despedida" foto by: Helmut Jerí)
Hoy estrené mi Mp4, siempre he sido reacio a la tecnología y las eufóricas cacerías de moda (lo que sucede realmente es que no me alcanzaría el dinero para tamaños antojos) pero hace varios meses venia pensando que tal vez seria buena idea disipar un poco el fragor insoportable de las calles, con algo de música.
Como decía, hoy Salí con toda la emoción de mis 5 años (recién cumplidos hace un mes) tomé prestados algunos ahorros que tenia por ahí y me eché rumbo a alguna tecno – tienda. En está ciudad toda las rutas son pequeñas, así que llegué sin demora donde tenia pensado.
La señorita de la tienda (para mayor ilustración me permito contar que seria aproximadamente talla 36 C) me saco una amplia gama de modelos, distintas marcas, colores, tamaños, etc. Pero yo, he de ser el hombre mas indeciso del universo cuando debo comprar, así que ya tenia pensando bastante tiempo atrás lo que quería. Este estará bien le dije, compacto, negro, como sé poco de características pedí que me tradujeran cada una a buen cristiano, entonces supe que podía guardar unas 1500 canciones, unas 600 fotos, tenia grabador de voz, resolución óptima y blablabla, no me importa mucho lo demás, solo quiero música me dije a mi mismo, fue empaquetado, cancelado y me fui feliz, de vuelta a casa, con esa emoción de mis 5 años recién cumplidos (hace un mes).
Al llegar a casa pase raudo sin saludar (primer requisito para decirse realmente emocionado) encendí la computadora abrí la carpeta de música, elegí sin aspavientos la que contiene la banda sonora de mi vida (soundtracks para los charlies) y grabe algunas canciones al azar para luego enrumbar sin dirección alguna por las polvorientas calles de esta polvorienta ciudad. (debo confesar que mi falta de pericia en el asunto me hizo pasar mas de 2 horas sentado frente a la computadora).

Round Here de Counting Crows inicio esta historia titulada “al carajo el universo cuando tengo audífonos”. Pero las cosas no fueron tan sencillas como yo imaginé, pues por alguna extraña razón a diferencia de las muchas veces en que he oído la misma canción en casa, hoy fue distinto, y no solo por que sentía que counting románticamente me cantara al oído, si no porque la calle se había convertido de pronto en un ecran de 1000 x 1000 y yo me sentía inmerso en la trama de esta película desconocida donde curiosamente sobraba el presupuesto para los extras, mejor dicho, donde todos eran extras, incluso yo.
Sometido a las líneas melodramáticas de algún desconocido guionista, me deje llevar por mi papel, procuré un caminar mas pausado, y todo cuando sucedía a mi alrededor empezó a traerme a la mente diversos recuerdos de tiempos pasados, generalmente de viejos amores, de los buenos e incluso de los malos, entonces entendí que cada calle de esta ciudad impecable (la limpiaron para la película) tenia mucho de mi, o yo tenia mucho de ellas, eran muchos años ya.
A estas alturas ya se oía I Need You de Tim Mcgraw, y mi papel empezaba a ser protagónico en la trama por que unas lagrimas se desprendían sin vergüenza alguna y no me importaba el universo, era la primera vez que experimentaba esta sensación tan extraordinaria, era yo, no podía pensar en los extras por que sentía que era mi vida, era yo, mis calles, mis paredes, mis historias refritas, y la cadencia mas hermosa y emotiva del infinito: La música. Había perdido ya la noción del tiempo e incluso de la vida misma, tranquilamente podía estar muerto y no saberlo casi levitando al ritmo de bigmouth strikes again de The Smiths.

Hoy he caminado por horas, por cuanto lugar me permití traspasar, he respirado muchos aires y visto la película de mi vida en un largometraje inusualmente extenso (26 años), para finalmente entender que me hacia falta, muchísima falta un momento a solas, conmigo solamente (cuando hice esta reflexion Green Day Decia Time of your life). Por eso partí feliz, la terapia fantástica había dado un efecto mucho mejor de lo que esperaba, volverme a mi esencia.

Al llegar a casa, encontré bajo la puerta un sobre sin remitente, pero el olor que aun conservaba me permitió saber de quien se trataba, limpié mis anteojos (dice un verso: “por culpa de la miopía no sé si me estás mirando”) abrí el sobre, y me dispuse allí mismo sobre el contenido de la carta cuya letra conocida me abrió una grieta en el pecho (sin dolores desconocidos, una grieta nada mas) y que decía lo siguiente:

Hoy, al despertar con este profundo pesar por nuestra dolorosa separación, pensé que era mejor tomar una decisión definitiva y que se a la postre será lo mejor para ambos, hoy decidí marcharme definitivamente, aun sabiendo que posiblemente jamás vuelva a verte, sin embargo hace algunas horas, cuando el taxi venia atravesando la ciudad para llevarme a la estación, mis ojos se colmaron de un resplandor maravilloso que me arranco todo maldito deseo de alejarme, entonces ese resplandor se convirtió en un silueta y esa silueta en ti, eras tu, tan calmado por la calle y yo, pretendiendo huir solo por no querer gritar nuevamente cuanto te amo, no podía irme, no podría escapar de nuestra realidad. El taxi tardó algún tiempo en detenerse por la prisa que le pedí llevara, me bajé en cuanto pude y como pude, y corrí tras de ti, había mucha gente delante que no me permitía avanzar mas rápido, así que opté por gritar con todas mis fuerzas tu nombre que aun amo, pero tu, jamás te detuviste, me aproxime incluso tanto que pude sentir tu olor, y grité tu nombre que amo, pero tu, jamás te detuviste, así que hice mas lento mi andar, esperando al menos que voltearas y me dijeras en una mirada, al menos en una fría mirada que aun podíamos hablar, pero jamás volteaste, detuve mi andar, entendí que no querías saber mas de lo nuestro, y que mi decisión era la correcta, pues aunque yo te amo, la forma en que me ignoraste me deja claro que tu ya no.
Antes de irme, decidí dejarte esta breve carta, cargada de un dolor muy profundo, pero creo que muy necesaria para que sepas por siempre, lo mucho que te amo (perdóname si no dejo de repetirlo).
A estas alturas, he de estar muy lejos, y es lo mejor para ambos.

Te amo



No quise llorar, me contuve con todas mis fuerzas, encendí nuevamente el MP4, busque con la flechita para la derecha la canción apropiada, suponiendo que la película seguía rodándose, entonces encontré casi al azar, Don’t go away de Oasis y me derrumbe por completo como el mejor de los actores, pero cuando el dolor se hizo mas intenso y se alojó en cierta parte de mis venas y huesos y nervios, cuando se hizo interminable, entendí que no existía filmación alguna, solo era la película de mi vida y sus capítulos de siempre.

Como decirle que tenía puestos los audífonos y el volumen al máximo por la purita emoción de mis 5 recién cumplidos hace un mes.

Hoy estrené mi MP4, y perdí a la mujer que amo.




1 comentario:

  1. cynthia23.11.12

    lindo relato...y a la ves triste

    ResponderEliminar